DÍA DEL NIÑO
gallery/recurso-2

Se acerca el día del niño y parece que desde la televisión, redes sociales y escaparates se nos recuerda la importancia de hacerle un regalo a nuestro hijx para conmemorar su día. Es un ataque desde lugares obvios y algunos que son tan solapados que no nos damos cuenta que entramos en una vorágine de ansiedad respecto a qué comprar: ¿Le compraré el mejor regalo? ¿Podré comprar el más caro que en la propaganda dicen que todo niño necesita para ser feliz? ¿Podré conseguir el que quiere?

Yo me pregunto ¿qué es un niñx? Y en mi mente surgen muchas ideas: diversión, imaginación, mundos llenos de juego y fantasía, manitos que abrazan y quieren ser abrazadas.

Desde este lugar pienso en el niñx que todos llevamos dentro y que pocas veces dejamos salir. Las responsabilidades diarias, los problemas, las corridas, la misma sociedad nos impulsa a seguir un

gallery/notas-01

modelo establecido y enmascararnos como adultos desubjetivados. Y es en todo esto que perdemos de vista lo importante, donde intentamos comprar objetos que nos permitan crear la ilusión de tenerlo todo.

Cuando le damos un regalo a un niñx ¿Qué es lo primero que hace? Buscar al ma-padre para usarlo en ese momento, ya mismo. Pareciera ser un asunto urgente sin importar el día ni la hora.


Esto me lleva a pensar ¿Qué es lo que quiere un niñx? ¿Qué es lo que nos pide? Creo que lo que están pidiendo es tiempo, nuestro tiempo. Un momento compartido, nuestra disponibilidad total.

Este día del niñx hagamos honor a su nombre y regalémosle lo mejor que tenemos a nuestros hijxs, lo que no se puede comprar con dinero: regalemos nuestro tiempo, nuestro disfrute. Que el objeto no sea el protagonista, sino solo un disparador para que podamos compartir un poquito de ese niñx que fuimos, para crear mundos de encuentro donde la fantasía nos permita ser lo que soñemos. Dediquemos este día para que todos los niños puedan salir, una vez más, a jugar.

 

 

- Lic. Lorena Rey

gallery/Mapas web agosto-03